Deck of Ashes
Deck of Ashes

Impresiones de Deck of Ashes en Early Access

Deck of Ashes, el primer juego de AY Games, un desarrollador indie ruso, saldrá en su versión final en Steam el 9 de junio. El juego, un RPG con un sistema de combate de cartas, nos introduce en una historia de redención. El título tiene claras influencias de otros éxitos independientes, si bien introduce mecánicas interesantes y diferenciadoras. Lo más preocupante es la traducción al castellano, llena de errores y en un estado realmente lamentable a falta de unos días para su salida definitiva. Hemos tenido acceso a su Early Access y estas son nuestras impresiones.

Deck of Ashes, deck-building y rol

AY Games nos sitúa en un mundo maldito y dominado por los monstruos. Nuestros héroes, los cuales podemos elegir al principio de cada campaña (seleccionamos a uno de ellos y jugamos solo con él), pretenden acabar con el yugo de esas bestias. La historia de Deck of Ashes, como sucede en muchos de estos juegos, no es destacable. Sirve, más bien, para dar contexto al título y crear un lore sobre el que construirlo. El desarrollo del juego, por tanto, se basará en cumplir las misiones indicadas en cada una de las diferentes partidas.

Cada nivel de Deck of Ashes se genera de forma procedural (por tanto, aleatoria y diferente), lo que le da también un componente rogue-like. Por los escenarios podemos movernos libremente, seleccionando el siguiente camino que tomaremos. Cada pantalla es como un gran tablero porque el que nos desplazamos. En cada casilla sucederán diferentes cosas: combatiremos contra monstruos, encontraremos eventos aleatorios (algo muy del rol clásico, por cierto), descubriremos tesoros… Hay varias situaciones distintas. La meta, como comentábamos, será cumplir el objetivo y avanzar.

Aún así, no todo se reducirá en Deck of Ashes a superar las pantallas. El juego está pensado, como buen juego de cartas, para que poco a poco desarrollemos y mejoremos la baraja del héroe. Por tanto, tendremos que valorar si decidimos aventurarnos un poco más o ser conservadores. Nosotros hemos muerto en más de una ocasión por tomar riesgos. Conseguir nuevas cartas (hay diferentes formas, ya se obteniéndolas de premios, comprándolas o creándolas) será algo fundamental para superar los retos posteriores.

Mecánicas novedosas

Deck of Ashes recuerda a varios títulos. Para empezar, el aspecto gráfico, dibujado a mano y bastante llamativo, evoca a Darkest Dungeon. Respecto al sistema de juego, también es complicado no acordarse de Slay the Spire y, en menor medida, de SteamWorld Quest. Obviamente estos dos juegos utilizan el combate por turnos de cartas, por lo que es normal compararlo con ellos. Deck of Ashes, todo sea dicho, introduce mecánicas novedosas que lo diferencian del resto.

Como decíamos, manejamos a un solo héroe. Al principio tendremos muy pocas cartas, pero conforme vayamos jugando más y más nuestro mazo cogerá mejor forma. La personalización es total como buen deck-builder, si bien hay algunas guías para jugadores menos experimentados.

El desarrollo de las batallas es por turnos. Comenzamos con seis cartas y podremos tener diez como mucho en nuestra mano. Una de las mecánicas curiosas es que, al usar una carta, ésta va a la pila de descarte, que aquí es permanente. Cuando acabe la batalla, tendremos la opción de usar puntos de descanso para recuperarlas. Si no lo hacemos, no estarán disponibles en el siguiente enfrentamiento. Estos puntos también se usan para sanar a nuestro héroe. Este funcionamiento hace aún más complejo el título, que tiene cierta dificultad.

Para jugar las cartas, deberemos gestionar correctamente el maná. Al inicio de cada turno tenemos 5 puntos de maná y cada carta tiene un coste diferente. Elegir muy bien qué acciones y combos realizar puede hacernos ganar o perder en cuestión de un turno. De hecho, cuando en nuestro mazo hay pocas cartas, nos aparece una especial que no cuesta maná. Ésta servirá para introducir de nuevo cartas en el mazo desde la pila de descartes. Lo malo es que usarla nos quitará 15 de vida, así que otro problema a vigilar.

Deck of Ashes es todo un reto

El juego es difícil. Ya lo hemos comentado, pero es necesario incidir en ello. Son muchos aspectos los que hay que tener en cuenta, más allá incluso de las batallas. Para cerrar ese capítulo, nos falta mencionar que, por supuesto, habrá cartas que induzcan efectos (por ejemplo, regeneración o quemaduras). Por cierto, los enemigos nos “enseñan” qué carta usarán el siguiente turno, lo que introduce un elemento estratégico más en el que fijarnos.

El título es un ejemplo del coste de oportunidad, y eso es lo que también lo complica. Como hemos mencionado antes, nosotros hemos muerto en varias ocasiones por jugárnosla en exceso. El mapeado nos empuja a ese riesgo ya que, por ejemplo, conseguir recursos de los yacimientos es clave para nuestro desarrollo. Pero, al tener implementado el concepto de permadeath (muerte permanente y definitiva), tendremos que pensarnos mucho los siguientes movimientos.

La traducción al español es un desastre

Deck of Ashes tiene algunos peros. La interfaz de usuario no es demasiado intuitiva, la fuente no parece estar bien implementada en todo el conjunto y el manejo con mando es bastante errático. No funciona como debería, principalmente porque se siente como una adaptación pobre del comportamiento del ratón al mando. La experiencia es negativa.

Lo peor, sin ninguna duda, es la traducción al español. Es nefasta, de verdad lo decimos. No hay forma de maquillarlo. Esperamos y deseamos que esto se arregle en el futuro. No sabemos si estará lista para el lanzamiento, pero se antoja difícil. Los textos no tienen ni una sola tilde, tienen errores ortográficos graves y palabras mal escritas. Es un desastre. Además, ni siquiera está implementada en todo el juego.

Si queréis probar el videojuego, adelante, porque puede gustaros si os atraen estos títulos, pero tened en cuenta esto. A día de hoy merece la pena jugar a Deck of Ashes en inglés. No sabemos cuánto podemos esperar de este aspecto, ya que la traducción lleva un año en el juego (en base a lo que hemos descubierto investigando por Steam) y es horrible. Esto importará a algunos jugadores y le será indiferente a muchos otros, pero creemos que es de recibo comentarlo.

Conclusiones

Deck of Ashes es un interesante indie RPG, que cuenta con mecánicas diferenciadoras en combate y en la gestión de los niveles. Posee muchas horas jugables por su componente rogue-like y coleccionable (conseguir todas las cartas), y además admite rejugabilidad. No presenta una historia destacable, si bien el sistema de juego es correcto, siendo su punto fuerte. Si probaste Slay the Spire y te gustó, es probable que este también te agrade. Tiene aspectos que mejorar y pulir, pero es un trabajo decente para ser el primero de este estudio. Eso sí, ten en cuenta que, a falta de una semana escasa para su salida, la traducción al español es malísima.

El 9 de junio Deck of Ashes, de AY Games, saldrá en su versión 1.0 en Steam. El juego ha sido editado por Buka Entertainment y WhisperGames.

Por último, dar las gracias a AY Games por cedernos una copia de Deck of Ashes.

Advertisements
Anuncios

¿Para qué sirven las cookies? Utilizamos cookies para que puedas visitar nuestro sitio web y disfrutar de sus funciones. Algunas cookies son estrictamente necesarias para la gestión del sitio web y no se pueden desactivar. Otras cookies (incluidas cookies de terceros) nos permiten mejorar el sitio web gracias a estadísticas que proporcionan o mostrar publicidad de mayor relevancia. Las cookies de terceros solo se activarán si seleccionas "Acetar cookies".  Más información