[Análisis – Review] Animal Crossing: New Horizons

Animal Crossing: New Horizons pasa a ser el mejor de la saga y un imprescindible de Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento
20 marzo, 2020
Desarrollador
Nintendo
Distribuidor
Nintendo
Plataformas
Nintendo Switch

La salida de un Animal Crossing suele ser una fecha señalada en la industria del videojuego. La entrega de Nintendo Switch se esperaba con un ansia inusitada y la desesperación de los fans se ha podido sentir en las redes sociales. En este análisis de Animal Crossing: New Horizons os cuento mis impresiones tras unos días en la la isla desierta, en la que llevo desde su salida el pasado viernes. Sin duda, estamos ante un imprescindible de la híbrida de Nintendo. El juego cumple las expectativas, es un producto sólido y es el perfecto ejemplo de que un videojuego tiene que salir al mercado cuando está listo, aunque el hype nos nuble la vista.

Puesto que Animal Crossing es un juego en el que la progresión y el paso de los días amplían la experiencia hasta cotas inimaginables, haré dos artículos más además de este (dentro de 15 días y dentro de 30 días), para confirmar lo que expongo en las siguientes líneas.

La isla de tus sueños

New Horizons nos transporta a una isla desierta. Nendo, Tendo y Tom Nook nos reciben en un territorio casi virgen, al que nos mudamos con dos vecinos más. La premisa es sencilla: vivir unas “vacaciones” infinitas y disfrutar de todo lo que el paquete “Plan de Asentamiento en Islas Desiertas” nos ofrece. Empezamos con una tienda, una “cama” y un farol, y sin una sola baya (el dinero del juego). Tom Nook nos da un smartphone, un par de consejos y nos suelta a nuestra suerte, aunque ya adelanto que nunca nos sentiremos perdidos.

Desde el primer momento vemos las diferencias con las entregas anteriores. ¿Y el museo? ¿Dónde está la tienda de Pili y Mili? ¿Pero y la tienda de los propios Nook? ¡Si están también en una tienda en medio del pueblo! Por algo es una isla desierta: no hay casi nada. La sensación de progresión en New Horizons es aún más evidente. Tenemos que desarrollar nuestra población e ir construyendo prácticamente todo. Ya no solo tendrás que centrarte en tu casa o en obras “menores” como pasaba en New Leaf. Tendrás incluso que ayudar a conseguir materiales para levantar los edificios. Que tu isla prospere depende de ti, de que juegues, de que pesques, de que tales árboles, de cualquier cosa que hagas.Análisis Animal Crossing: New Horizons

La personalización es tremenda y por primera vez podremos seleccionar dónde colocar cualquier cosa. En principio, más avanzado el juego, podremos reubicarlo todo si no nos gustó nuestra primera elección o si queremos dar un aire nuevo a nuestra isla, pero el control es total. Seleccionaremos dónde irá el museo o la nueva tienda, dónde ubicaremos a los nuevos vecinos, pondremos vallas para limitar espacios… Con el tiempo todo estará a nuestro gusto.

Animal Crossing está diseñado para ser jugado hora a hora, día a día. Es un reflejo de la vida misma. Las mejoras van llegando y a veces hay que esperar uno o dos días, pero está pensado para que se juegue de esa manera. Sigue disponible la triquiñuela de cambiar la hora de la consola para acelerar el proceso, pero esa no es la forma de jugar a AC. De hecho, hacerlo penalizará al jugador con la eliminación de los eventos temporales (ciertos días de la semana, por ejemplo, hay visitas de personajes especiales). Eso depende de cada uno, pero no es lo más correcto para tener la experiencia completa.

No hay trabajo menor

Como comentábamos, que tu isla salga adelante depende de absolutamente cualquier cosa que hagas. De verdad. Animal Crossing: New Horizons premia al jugador constantemente y le plantea retos sin parar (literalmente, cuando completas uno sale otro). Cualquier acción se verá recompensada con Millas Nook, una nueva divisa que nos servirá para desbloquear muchas utilidades, además de nuevos objetos.

Los retos para conseguir dichas millas podremos consultarlos desde el Nookófono, el smartphone que mencionaba antes. Este móvil es una de las verdaderas revoluciones del juego, ya que centraliza, a través de sus aplicaciones, muchas funciones útiles que usaremos constantemente. Además del apartado de las Millas Nook podremos echar fotos, gestionar nuestra lista de amigos y chatear con ellos, ver qué recetas conocemos y hacer muchas más acciones que ahora se hacen imprescindibles.

Dame esa rama que te hago una caña

Aunque para imprescindible, una de las nuevas funciones que cambian por completo el concepto del juego: la posibilidad de crear herramientas y muebles. Desde el primer momento, la posibilidad de craftear utensilios u objetos diversos está a nuestra disposición. Esto, obviamente, marca un hito en la franquicia. Ahora golpear un árbol nos proporciona madera (de diferentes tipos) y descargar nuestra ira con una piedra nos da piedra (claro) y minerales. Con todos estos materiales podremos crear objetos y muebles (aprovecho para decir que el nivel de detalle de cada objeto del juego es sencillamente maravilloso), las cañas o las redes para cazar bichos (y el resto de herramientas de siempre, más alguna nueva). Por cierto, estos aparejos se nos romperán con el uso y tendremos que crear más. Otro de los retos que tendremos por delante será conseguir las recetas para poder crear objetos de todo tipo.

El crafteo no elimina el comercio. Hace meses surgieron dudas respecto a esta posibilidad, pero para tranquilidad de todos ese apartado sigue estando muy presente. Hay comercio directo y también disponemos de pedidos por correo, pero como pasa con todo en el título, será cuando avancemos cuando obtengamos más tiendas y comercios en los que invertir nuestras preciadas bayas.

No puedo mentir, porque como es normal estoy siendo honesto en todo el análisis: hoy he visto mi primera tienda más allá de la carpa que instalan los Nook al principio. Desconozco el potencial y si nos esperan sorpresas, pero por ello haré más artículos. Cosas de no tener el juego antes de tiempo, seguro que me disculpáis. Lo que no haré nunca será hablar de algo que no he visto o que no sé. A señalar que con las tiendas vuelven los horarios de apertura y cierre, si bien es cierto que New Horizons presenta algunas soluciones para que podamos disfrutarlo a cualquier hora del día.

Análisis Animal Crossing: New Horizons

New Horizons entra por los sentidos

Pasa una cosa curiosa con los juegos de Nintendo Switch, y sé que no soy el único que lo opina: los vídeos de promoción no le hacen justicia a los juegos. Animal Crossing: New Horizons se veía muy bien, pero tal y como pasó con Luigi’s Mansion 3, al iniciarlo en tu consola y jugarlo te das cuenta de su potencial. El título es una maravilla, de lo mejor de Switch. Gráficamente es una preciosidad. He estado jugando con mi hermana y con otros amigos, y todos coincidimos, es muy bonito. Encima el rendimiento del juego es perfecto, ni un solo pero. Va clavado, tanto en modo sobremesa como portátil.

Además, y como no podría ser de otra forma, New Horizons entra por el oído. El sonido de los pasos, de la red al cazar una mariposa o del grillo cebollero… El sonido acompaña absolutamente todo lo que ocurre de una manera deliciosa. Es una constante en la saga, sí, pero aquí está llevado a otro nivel y, como todo el título, se beneficia de la mejor tecnología. En esta ocasión también hace acto de presencia la vibración, y aunque su uso es reducido, ayuda a dar esa sensación de inmersión, como cuando el Nookófono te notifica algo o un pez pica tu anzuelo. El apartado técnico y sonoro está muy cuidado, y todo el conjunto te hace sentir parte de la isla.

Se agradece la compañía

Análisis Animal Crossing: New HorizonsAnimal Crossing: New Horizons nos permite jugar en multijugador local y en línea con otras personas. Ambos funcionan a la perfección, también el online. Incluso con la que está cayendo estos días, en los que las conexiones también se están viendo afectadas, jugar a través de Internet es agradable y satisfactorio.

Es cierto, por poner un pero, que las limitaciones que tienen ambos modos frustran ligeramente y hubiera sido mejor abrir las puertas del campo, dejar que las funcionalidades fueran completas. Eso hubiera hecho que la experiencia fuera redonda, pero no es ni mucho menos mala. Al contrario. Se disfruta mucho de la compañía y hacer cosas con amigos o familiares le da un punto más a un juego que se goza en solitario.

 

Animal Crossing: New Horizons
Animal Crossing: New Horizons pasa a ser el mejor de la saga y un imprescindible de Nintendo Switch
Estamos ante un título imprescindible para Nintendo Switch y un candidato a los GOTY 2020. Así de rotundo soy. Tuve esa sensación con otros títulos de Nintendo, como Luigi's Mansion 3, y efectivamente fue muy premiado. Animal Crossing: New Horizons es un juego bien hecho, que introduce muchísimas novedades a una saga que necesitaba renovarse. Eso siempre es difícil de afrontar y en esta ocasión se ha hecho con total acierto. Si eres fan de la saga, no lo dudes, tienes que comprarlo. Si nunca jugaste a un Animal Crossing, merece una oportunidad, pero eso sí, prepárate para echar horas y horas. Es el juego perfecto para el confinamiento: te va a entretener y a sacar una sonrisa.
Positivos
Personalización de la isla
Posibilidad de crear objetos
Multijugador local y en linea
Apartado técnico
Negativos
Limitaciones del multijugador
9.5
Mejores ofertas
Advertisements
DISCORD
ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

¿Para qué sirven las cookies? Utilizamos cookies para que puedas visitar nuestro sitio web y disfrutar de sus funciones. Algunas cookies son estrictamente necesarias para la gestión del sitio web y no se pueden desactivar. Otras cookies (incluidas cookies de terceros) nos permiten mejorar el sitio web gracias a estadísticas que proporcionan o mostrar publicidad de mayor relevancia. Las cookies de terceros solo se activarán si seleccionas "Acetar cookies".  Más información